Historia del horno cerámico


En el mundo se han encontrado fragmentos de cerámica de 30000 años de antiguedad. Evitando considerar procesos de posible difusionismo cultural, los métodos de cocción se desarrollaron paralelamente en Occidente, Eurasia, y África, con características propias.Sin duda el primer método empleado fue el de colocar las vasijas en el suelo y hacer fuego a su alrededor. Esto evolucionó luego, realizando la misma quema en un pozo, el que gracias a la aislación de la tierra permitió mayor control del calor en ascenso y enfriamiento.Este sistema fue el usado en todo el neolítico (+/-7000 AC al 1500 AC). Posteriormente se levantaron paredes bajas de barro alrededor del hoyo, (evolución hacia una estructura fija), y mas tarde comenzará a cubrirse el conjunto con una capa de tiestos o con paja y barro. Estos sistemas no promovían la combustión en el centro y fondo de la carga.Luego se varió la posición del fuego, introduciéndolo por la base de la carga (todavía no hay cámara de combustión), con lo que se apeló a la circulación del fuego a travéz de la carga (es el primer uso racional del calor por convección, en vez de basarse solo en el calor por radiación superior de las brazas)En toda la zona Mediterránea (Grecia, Roma, África del Norte y Oriente Medio), quizá hacia el 4000 AC, se aumentó la altura de las paredes y apareció un lugar especializado para el fuego, separado de la carga, que era soportada por postes de arcilla. Este lugar era una verdadera cámara de combustión, ya que el hogar en sí estaba desplazado horizontalmente.Aquí el horno se convirtió definitivamente en una estructura fija. Las paredes eran de adobes arenosos, ladrillos cocidos o piedra arenisca. A menudo se apilaba tierra en el exterior de la estructura como soporte y mejor retención del calor.No se sabe con seguridad en que lugar (pero se ve en Grecia) , aproximadamente en el siglo VI AC, aparece el techado fijo, y con él, la tobera, que permite el control del tiro. En Roma se uso un sistema similar al griego aunque la cámara de cocción siguió siendo temporal.Oriente parte también del pozo abierto y levanta paredes bajas, pero hacia finales del neolítico (1500 AC en +)sufre un acelerado desarrollo muy diferente al mediterráneo. La perfección de su cerámica se deberá a una superación natural, debida a las altas temperaturas de cocción, y esto, al tipo de hornos usados.Si bien falta evidencia arqueológica, se sospecha que en China la evolución se orientó hacia el horno llamado "de terraplén", tipología usada mas tarde (400 DC) en Japón, con el nombre de "Anagama", de 1250ºC de temperatura. Aunque el Anagama puede haber sido producto de la evolución del coreano llamado "de bambú partido" u "horno de tubo".El Anagama, también llamado "horno de cueva", se excavaba en un terraplén, en zona con suelo arenoso y arcilloso. Sus medidas eran limitadas al 1,50m de ancho por el peligro de derrumbe y se entraba gateando. Luego de varias cocciones se formaba una costra en su interior que le daba mas durabilidad. El tiro se movía en pendiente horizontal a travéz de la piezas. Se requería mucho combustible para secar la tierra de la estructura.Este horno evolucionó trasladándose como estructura sobre el piso, quizá por tener que aumentar sus dimensiones en pos de la creciente demanda de producción (ej:el horno tipo ballena de Ching-te-chen, o el horno de tubo coreano).El horno de tubo coreano o de bambú partido alcanzó dimensiones de 1,80m de alto por 30m de largo, en una pendiente de 25º. Se alimentaba por un hogar frontal y agujeros en el techo. Al no contar con cámaras, el control de la temperatura y atmósfera era difícil.En estos hornos aparece por primera vez el uso de la "parrilla".Alrededor del 1600DC, nace el horno "tamba"japonés, diseñado por inmigrantes coreanos, con bóvedas de cañon transversales para las puertas y cámaras divididas por pilares al costado de cada puerta. Este horno tenía igual alimentación que el coreano de tubo, y es un posible nexo evolutivo hacia el horno de cámaras propiamente dicho.El horno de cámaras se usó en China (los mas grandes), y con él se introduce el uso del tiro invertido. Luego pasó a Japón, por la invasión japonesa a Corea, en el siglo XVII, llamada la guerra de los alfareros, promovida por los señores feudales japoneses, deseosos de establecer industrias cerámicas.El desarrollo del horno oriental llegó con esta tipología a su máxima expresión.El horno mediterráneo se perfeccionó hacia el siglo X al XIII, por el esfuerzo de los territorios islámicos, en imitar la cerámica china importada en Oriente Medio, de la que se desconocia su sistema de cocción y su temperatura. Así pasó a utilizar dos cámaras, en un formato semienterrado, con buen control de la temperatura y regulación de atmósferas a voluntad, para unos 1050ºC.Como una tipología anexa se genera el horno para lustres, en donde aparece la chimenea para inducir mayor tiro, manteniendo una alta reducción de oxígeno en su atmósfera.El islamismo lleva a España (período hispano-morisco) estos conocimientos, que pasan a Italia en el Renacimiento.Tenemos la primera imágen de un horno italiano, gracias a un dibujo de Cipriano Picolpasso, en su libro de 1557 "Li Tre Libri Dell'arte Del Vasaio", en donde se ve una estructura de planta rectangular, varias toberas, hogar sin parrilla, cámara de combustión y cámara de cocción con piso perforado sostenido por arcos.

Recién en 1690, el científico alemán Ehrenfried Von Tschimhausen, descubre que la porcelana china necesitaba una temperatura alta para cocerse. Entre 1708 y 1720 el horno europeo se renueva, y es capáz de llegar a 1300ºC. Se comienza a usar carbón como combustible, se mejora la calidad de los ladrillos, y se utilizan parrillas de hierro fundido.En este tiempo nace el horno "botella", que desvía parte de las llamas por el piso hacia el centro del horno y las restantes por las paredes hacia la chimenea. De gran uniformidad, tenía la desventaja, que el peso de la chimenea y la cámara superior se apoyaban sobre la inferior, afectándola. Para solucionarlo se creó el horno de cabaña, con chimenea independiente, que se convirtió en una característica arquitectónica de Staffordshire (Inglaterra).Una excepción en las temperaturas de cocción se había dado ya en Alemania en la mitad del siglo XVI, el gres vidriado a la sal. Se utilizaban formatos de horno de planta rectangular, alimentados a leña que trabajaban alrededor de los 1100ºC. En Europa en general se usaba el plomo como principal fundente. Estos vidriados no se adaptaban a temperaturas que sobrepasaran los 1150ºC, y el uso del feldespato se desconocía hasta que llegó la porcelana. Quizá por ello, el desconocimiento de como componer pastas y vidriados de gres, evitó el uso de mayor temperatura en todos los productos y la popularización del horno alemán para salado.En 1750, con la industrialización, se aumentó la produccion, y la cerámica se transformó en industria. Esto se hizo sentir particularmente en los productos para la construcción. Los hornos ladrilleros pasaron de ser estructuras primitivas (horno Scove) a modelos que incorporaron el tiro cruzado (horno de Cassel) y luego un parcial tiro inferior (horno Newcastle, ya en el siglo XIX).El desarrollo final de los hornos europeos a combustible, llega con el tiro inferior, en el que el largo recorrido de las llamas aseguran máxima transferencia de calor, y temperatura de chimenea reducida. Además variando la permeabilidad de los muros deflectores y la abertura del conducto colector (chimenea) se controla estrechamente la distribución del calor.De aquí en mas se generaron múltiples combinaciones, sin alcanzar la eficacia de los hornos orientales, que reside en la inclinación de las cámaras.Por último aparece el horno contínuo, cuyo modelo original fue diseñado por Hoffman y Licht en 1858, basado en la recuperación de calor estudiado en hornos de metalurgia, y utilizando el sistema de vagonetas. Con formato curvo y recto los primeros tuvieron inconvenientes respecto al sellado del encastre de las vagonetas (aislación) y al quemado del combustible ( no habían aparecido aún los quemadores de aceite o gas). La cocción imprecisa hizo que al principio no pudieran usarse para vidriados.En el siglo XX se introducen los combustibles líquidos y gaseosos, se perfeccionan los quemadores y aparecen los refractarios aislantes.La pirometría se inició en 1900. El horno de pruebas nace en 1925, para uso de pintores sobre porcelana.


Tomado de "Hornos para Ceramistas", de Daniel Rhodes.

1 comentario:

  1. Quería agradecerte toda la información que has ofrecido aquí. Me resulta muy interesante y muy útil para un trabajo en el que ando metido por un máster de Historia.

    Ya que he dado con tu blog, le echaré un ojo.

    Un saludo

    ResponderEliminar